Antes de iniciar una instalación de porteros automáticos en Madrid conviene que conozcas cuáles son los pasos que deberías seguir para no caer en errores que desbaraten el trabajo de los profesionales.

Al comenzar la instalación de porteros automáticos en Madrid debes tener decidido cuál es el lugar adecuado para acometer este trabajo, basándote siempre en la situación idónea para los usuarios.

En este sentido, te recomendamos que esclarezcas si la instalación ya ha sido utilizada por otro portero automático y si es posible reutilizarla. De no ser así, será necesario colocar tantos cables como sean precisos. Esto puede diferir dependiendo de si has optado por un portero automático o por un videoportero. De todos modos, el montaje de uno y otro no reviste mayor complejidad.

Después, llega el momento del telefonillo interior o soporte. Hay que ajustarlo con el máximo cuidado para dejar los cables en la posición de trabajo adecuada. Este paso se lleva a cabo con los 4 puntos de sujeción que requiere el aparato. Acto seguido se coloca la placa exterior. Por lo general, vienen con el montaje en superficie. Si, por el contrario, prefieres empotrar el telefonillo, será necesario disponer del hueco suficiente en la pared.

La última fase consiste en conectar la fuente de alimentación. Es habitual que haya números o letras de diferentes colores que faciliten la conexión a la placa. Deberás recordarlos o tomar una fotografía para evitar dudas. Con el sistema de apertura automática no es necesario seguir ningún código, basta con conectar los cables a la tornillería de la cerradura. Funcionará sin un orden preestablecido, puesto que no tienen positivo ni negativo.

En Andetel contamos con un excelente equipo de profesionales que conocen a la perfección todos estos pasos y todo lo relacionado con los porteros automáticos. Consúltanos sin compromiso y recibe asesoramiento gratuito y personalizado.