Como empresa con experiencia en la instalación de antenas en Madrid, nos parece interesante dedicar esta entrada del blog a hablarte sobre la historia de las parabólicas. ¿Cuándo crees que se inventaron? Si quieres descubrirlo, no dejes de leer.

La invención de la antena parabólica está atribuida a Grote Reber, un ingeniero de radio nacido en Chicago que trabajaba en el Instituto Tecnológico de Illinois hasta 1933.

Rebes se lanzó a crear su propio radiotelescopio en el patio de su casa de Wheaton, un barrio a las afueras de Chicago. Decidió emprender este proyecto después de que su idea fuera rechazada por los laboratorios Bell.

El diseño de su radiotelescopio se basaba en un espejo de metal parabólico de 9 metros de diámetro, el cual estaba orientado a un radioreceptor a 8 metros sobre el espejo.

Este dispositivo, que Reber logró acabar en 1937, estaba montado en un soporte inclinable, que podía apuntar a varias direcciones, aunque no se podía girar. El radiotelescopio se usó, sobre todo, para fines astronómicos. Este fue el germen de las antenas parabólicas.

Como profesionales con experiencia en la instalación de antenas en Madrid, nos gustaría que supieras que en las parabólicas transmisoras el reflector es el responsable de reflejar la onda electromagnética que produce el dispositivo radiante, que se encuentra ubicado en el foco del reflector parabólico.

Desde Andetel, nos gustaría señalar que las parabólicas, además de tener un carácter emisor, son antenas receptoras, como las que se usan para captar las señales de televisión. Es clave que estén perfectamente orientadas hacia el satélite para una buena recepción de la señal.